martes, 19 de diciembre de 2017

No todo es de color de rosa...

-¡Nos casamos! 
Y empiezas a flotar, mil ideas salen de la cabeza, te cuesta dormir, empiezas a mirar vestidos de novia, zapatos, sitios preciosos, otros no tanto, tocados, coronas, tu pareja y tú no paráis de hablar del tema... qué emoción!!
En fin, te ilusionas cada vez más y pronto llega el día en que no puedes aguantar el secreto y lo gritas a los cuatro vientos "que me caso! que dentro de un año a estas horas me estaré preparando...". 

Y sientes la alegría de los que te rodean pero de pronto también sientes la apatía de algunas personas... qué ocurre¿? por qué no se alegran como yo querría que se alegraran¿? no lo entiendes.
Tema espinoso, verdad¿? a mi me ha ocurrido y a la mayoría de las parejas también y es que el tema de una boda es algo muy especial para quien lo vive, pero no todo el mundo tiene esa misma ilusión. No todo el mundo sabe ponerse en la piel de la otra persona e ilusionarse. Aunque sea alguien cercano, aunque sea parte de tu familia... 
No es un problema tuyo, no es tampoco algo personal... es algo más habitual de lo que parece. 
Es normal que como novio o como novia, te emociones con la idea de casarte, a fin de cuentas si no te emocionara no darías ese paso, verdad¿? pero también es normal que la forma que tienes de vivir toda tu boda no sea compartida del mismo modo por otras personas... Para ti es importante, muy importante, importantísimo! pero para otras personas no lo es tanto. 
Qué puedes hacer para no llevarte palos¿? para no desilusionarte¿? 

-Prepara tu boda con alegría, compártela con quien quiera escucharte, sabrás quienes son esas personas porque te preguntarán, se interesarán, te harán sentir bien, te hablarán de su propia boda si se han casado o te darán ideas si han ido a alguna hace poco y te alimentarán aun más toda tu ilusión.

-Si has hablado con alguien de tu boda y te ha cortado, no ha querido saber más y a lo mejor hasta te ha hecho sentir un poco mal porque en ese momento no ha sabido comprenderte, trata de aclararlo con esa persona, hazle ver que este tema te ilusiona muchísimo y que es importante para ti compartirlo con ella. Tal vez en ese momento no te escuchó porque tenía la cabeza en otro tema que le estaba preocupando, tal vez estaba pasando un mal día... Trata de ponerte en su lugar para que esa persona se ponga en el tuyo. 

-Si a pesar de eso sientes que no puedes compartir con esa persona los preparativos de tu boda, no te lo tomes como algo personal. Cada uno tiene su vida, sus vivencias, su "mochila" y sus circunstancias. Tú estás en ese punto, esa persona puede no estarlo. Trata de respetar a esa persona y alimenta tu ilusión con la gente que sí quiere estar a tu lado en este momento... Piensa simplemente que "a Fulanito no le gustan las bodas, ni la mía ni ninguna otra". No es algo personal, simplemente no le gustan y ya está. 
-Te cuento un truco que hacía yo en ese momento en que me sentía un poco incomprendida durante los preparativos¿? (por cierto yo estuve casi dos años con la boda en la cabeza, imagínate cuántas veces me sentí incomprendida!!)  me visualizaba en el baile, después de la ceremonia, después de la cena, cuando ya no había protocolos ni horarios que cumplir, me había quitado los tacones y me ponía a pensar en la canción que quería que sonara en ese preciso momento. Una canción alegre, que hiciera que todo el mundo se pusiera a bailar... y me la apuntaba en mi diario de novia para que ese día sonara en el baile y te lo puedes imaginar¿? ese buen rollo que visualizaba desde el futuro me funcionaba! 

Y sabes qué ocurrió¿? que cuando me casé y pasó la ceremonia y la cena y estaba bailando junto a mi pareja, junto a mi familia, a mis amigos... no recordaba ninguno de los momentos reguleros que tuve mientras preparaba mi boda, porque ese día aún no siendo perfecto, fue perfecto para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario